Desafío de los 30 días – día 2: ¿Cuál ha sido tu mejor sesión? ¿Por qué?

Desafío de los 30 días – día 2.

Resulta complicado elegir simplemente una “mejor sesión”, teniendo en cuenta que esta afición nuestra me ha proporcionado recuerdos gratos y momentos memorables desde hace más de veinte años. Aún así, para esta publicación sobre el segundo de los desafíos, optaré por destacar dos:

La primera de ellas nos lleva al verano de 1996, mientras veraneaba en Valdoviño con mi familia. Un buen amigo mío y yo dedicamos incontables horas a detallar los trasfondos de dos personajes para Vampiro: La Mascarada. Todavía recuerdo el proceso con especial cariño, porque la evolución que vislumbré en su personaje, James Blackfield, y las revelaciones que paulatinamente experimentó siguen siendo parte de los mejores momentos que he disfrutado como narrador en cualquier juego de rol hasta la fecha. Me ahorraré las vicisitudes del segundo personaje, un Lasombra que fue mi PJ durante varios años y al que aún tengo un enorme apego, tal vez no tanto por el personaje en sí sino por la época de mi vida a la que me transporta.

La segunda de ellas tuvo lugar la primavera pasada, y pese a no haber sido una sesión de juego al uso desde el mismo momento en que se trataba de una reunión con el objetivo de hacer la Compañía de aventureros para una campaña de The One Ring, sí resultó una experiencia muy agradable a nivel personal: el hecho de ver reunidos en nuestro nuevo domicilio a viejos amigos, dialogando, preguntando, riendo, comiendo empanada primero y bizcocho después, me pareció muy emotivo. Contemplar cómo mi hermana participaba en todo este proceso de creación de la Compañía, dando forma paulatinamente a su hobbit (Tobías Corneta Brandigamo, de los Brandigamo de Gamoburgo por parte de madre) me llenó de una inmensa alegría, al verla tan involucrada en una afición en la que, quiero pensar, tuve algo que ver. Además, no puedo dejar de mencionar que en esta reunión también estaba aquel amigo que hace ahora dieciocho años pasó de interpretar un Ventrue de la Camarilla a jurar, motu proprio, fidelidad eterna a una manada del Sabbat.

IMG_0092

¡El rincón friki!

(A ver cuándo la empezamos, criaturas! El otoño se presta para estos menesteres…)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s